Cada día, acudimos a trabajar con la esperanza de conseguir dos cosas: compartir el mejor café o con nuestros amigos y contribuir a que el mundo sea un poco mejor.